Los daños en el proyecto de Hidroituango se conocerían recién en marzo

El éxito del cierre de la segunda compuerta ubicada en la casa de máquinas del proyecto Hidroituango fue el primer paso para darle continuidad a uno de los proyectos energéticos más ambiciosos del país. Sin embargo, no será hasta febrero cuando se cierre la segunda compuerta y se empiecen a analizar realmente los daños del proyecto, que se conocerían en los próximos meses.

Tras analizar por una semana la situación y luego de encontrar un socavón de casi 40 metros en el corazón de la hidroeléctrica – como es llamada la casa de máquinas -, el cierre de la segunda compuerta se logró en 29 minutos. Ese hito no solo marco otro de los capítulos en la historia de la obra, sino además se sumó a las compuertas siete y ocho que fueron cerradas en 2018, y las tres, cuatro, cinco y seis que aún no son operables.

“Después seis horas del cierre de la compuerta los indicadores mostraron que el macizo rocoso y la estructura de la casa de máquinas es estable”, dijo Jorge Londoño de la Cuesta, gerente general de EPM, luego de controlar la situación.

El directivo explicó, además, que lo que viene ahora es que se dé un descenso en la inundación en la casa de máquinas. De hecho, recordó que es importante que el caudal del río se estabilice a cerca de 400 metros cúbicos por segundo, pues esto permitiría que se disminuya la emergencia en las comunidades aguas abajo de la presa.

Para entender cómo se mitiga el riesgo de Puerto Valdivia, Puerto Antioquia, Cáceres y Tarazá y Caucasia (municipios cercanos a la presa), Juan Carlos Gallego, director de la dirección de desarrollo del proyecto de Ituango, explicó que antes del cierre de la presa los caudales de descarga de agua alcanzaban los 700 metros cúbicos por segundo. Sin embargo, con el cierre de esta compuerta se estima que el caudal esté entre 380 a 400 metros cúbicos por segundo.

LOS CONTRASTES

ALEJANDRO CASTAÑEDAPRESIDENTE DE LA ASOCIACIÓN NACIONAL DE EMPRESAS GENERADORAS (ANDEG)

“Existe un sistema robusto que es capaz de aguantar sin Hidroituango hasta 2022. No obstante, se podría ver un déficit en la energía si el proyecto no llega a entrar”.

El fenómeno de El Niño será, sin duda, uno de los factores que ayudarán para que entre tres a seis semanas el embalse llegue a 405 metros. Esto permitirá que las autoridades puedan activar el vertedero y se logre el cierre de la compuerta número uno.

Si todos los plazos se cumplen, y los indicadores del proyecto son estables, para mediados de febrero se estaría cerrando la otra compuerta.

“Con este hito que se superó se despejan mucho las posibilidades de que el proyecto se pueda poner bajo control. En ese sentido, el proyecto podría salir adelante pronto. Sin embargo, después del cierre de la casa de máquinas, veo difícil que esté en menos de tres años”, explicó Argelino Durán, presidente de la Sociedad Colombiana de Ingenieros.

Pese a que aún no hay hoja de ruta clara que determine qué viene realmente para el proyecto, expertos coincidieron que, si se da el cierre de la primera compuerta en febrero, la desinundación de la casa de máquinas tardaría entre cuatro a seis semanas.

Después de darse este escenario, técnicos a cargo del proyecto tendrían que realizar un diagnóstico completo con el objetivo de determinar las verdaderas fallas de la caverna. Esto podría estar listo para finales del primer semestre o principios del segundo.

Las demoras que ha presentado desde el año paso Hidroituango por las diferentes situaciones de contingencia aún no preocupan al sector energético. Alejandro Castañeda, presidente de la Asociación Nacional de Empresas Generadoras (Andeg), indicó que por ahora Colombia tiene la capacidad para distribuir energía hasta 2022.

“¿Esto qué significa? Que es un sistema robusto y es capaz de aguantar sin Hidroituango hasta ese año. Si el proyecto no entra, se podría ver un déficit en la energía. Sin embargo, ahorita la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg) convocó la subasta para mitigar ese riesgo”, afirmó Castañeda.

Se estima que, al terminar las obras, Hidroituango generará 17% de la energía eléctrica del país. Sin embargo, por ahora es incierto teniendo en cuenta que aún no hay un diagnóstico de la situación de casa de máquinas.

¿Cómo está la generación de energía?

Gremios del sector coincidieron en que Colombia tiene un sistema robusto de energía hasta 2022. En dado caso que Hidroituango no entre en operación para ese año, se podría sentir un déficit. Así lo aseguró Castañeda, quien además explicó que “en este momento la generación de energía está a cargo de otras centrales hidroeléctricas como El Guavio, Hidrosogamoso y El Quimbo”.

 

Fuente: La Republica

 

© 2016 ASOCIACION NACIONAL DE EMPRESAS GENERADORAS. ANDEG - Todos los derechos reservados

Calle 100 N° 8 A - 49 - Torre B, Ofc 603, Teléfono: (571) 8055283 - (571) 7559176

email: andeg@andeg.org